Anciana de 77 años pierde la vida al naufragar embarcación de Aquatic Tour

El pasado domingo 5, una trágica jornada se cobró la vida de Ludivina Díaz, de 77 años, quien falleció ahogada al naufragar la embarcación en la que regresaba de una excursión a la Isla Saona, en el mar Caribe. El incidente ocurrió mientras la señora Díaz, residente en La Romana, regresaba a Bayahíbe acompañada de su nieto y su yerno, tras participar en un cumpleaños organizado por la empresa Aquatic Tour.

La embarcación, inicialmente un catamarán durante el trayecto de ida, fue sustituida por una yola para el regreso, cambio que no fue informado previamente a los pasajeros. Según relatos de Marleny Díaz, hija de la fallecida, el capitán de la yola ejecutó maniobras imprudentes y peligrosas a alta velocidad, pese a las advertencias de los presentes. Esta temeridad culminó cuando la embarcación se volcó, arrojando a las aguas a los 27 ocupantes, en un evento donde no todos contaban con chalecos salvavidas, y el ayudante del capitán, un menor de edad, carecía de habilidades de natación.

Los esfuerzos por salvar a la señora Díaz fueron infructuosos, y su cuerpo fue sepultado a mediados de semana. Marleny Díaz expresó su dolor y la falta de atención mediática al fallecimiento de su madre, solicitando justicia y medidas preventivas para evitar futuros incidentes similares. Denunció la falta de experiencia del capitán y la inobservancia de medidas de seguridad adecuadas, subrayando un evento marcado por la negligencia y la falta de preparación adecuada para manejar situaciones de riesgo.

Este lamentable suceso destaca la importancia de adherirse estrictamente a normativas de seguridad y supervisión efectiva por parte de las autoridades competentes, para garantizar la seguridad y el bienestar de todos los turistas que participan en este tipo de actividades recreativas.

Subir