Gobierno Dominicano Rechaza Declaraciones de Experto de la ONU sobre Cierre Fronterizo con Haití

Yosper, Santo Domingo: El Gobierno de la República Dominicana manifestó su desacuerdo con las recientes declaraciones de William O’Neill, experto de la ONU en Haití, quien solicitó que se reconsiderara el cierre fronterizo en el contexto de la disputa por la construcción de un canal de riego en el río Masacre, una frontera natural entre Haití y República Dominicana.

En respuesta, las autoridades dominicanas emitieron un comunicado calificando los comentarios de O’Neill como "parcializados y desafortunados". Además, establecieron como condición para cualquier futuro diálogo con Haití la cesación inmediata de la "construcción unilateral e ilegal del canal" en dicho río.

El comunicado oficial también hace mención a la solicitud de O’Neill de permitir el paso de ayuda humanitaria a Haití. Aunque se reconoce que Haití obtiene una proporción significativa de sus alimentos de la República Dominicana, el Gobierno dominicano subraya que la solución definitiva al conflicto reside en las manos de Haití, especificando que deben "poner fin a la construcción del canal".

William O’Neill, experto de la ONU en Haití

En relación con la cuestión migratoria, el Ejecutivo dominicano considera que "no guarda relación con el conflicto del canal" y reitera que no es responsable de la situación interna en Haití. La declaración insiste en que la ley migratoria de la República Dominicana se aplicará sin importar la situación en Haití. "El problema de Haití ya no está en Haití, está en manos de la comunidad internacional", afirmó el presidente Luis Abinader.

El Gobierno dominicano también expresó su "profunda preocupación" por la falta de acción de las Naciones Unidas ante la prolongada crisis humanitaria y política que afecta a Haití. Asimismo, se declaró que es prematuro hablar de arbitraje internacional ya que el conflicto ha sido "generado por actores particulares haitianos, oportunistas e irresponsables".

En términos más amplios, el comunicado resalta que ni los ciudadanos dominicanos ni los haitianos buscan confrontación. El objetivo es garantizar la seguridad y proteger los recursos naturales. Finalmente, se destacó que la decisión de cerrar la frontera en todos sus aspectos - marítima, aérea y terrestre - seguirá en vigor mientras continúen las obras en el canal. Las medidas también incluyen la suspensión de visados para ciudadanos haitianos y la prohibición de entrada a "todos los involucrados en el conflicto", un total de nueve personas.

El Gobierno de Haití, por su parte, continúa apostando por el diálogo como método para resolver el conflicto. Haití defiende su derecho a hacer uso de las aguas del río Masacre, citando el Tratado de Paz, Amistad y Arbitraje de 1929 como la base legal de sus acciones. Sin embargo, el Gobierno dominicano argumenta que dicho tratado invalida la legitimidad de las obras en curso.

 

Subir