El primer receptor de un riñón de cerdo, Richard “Rick” Slayman

 

El primer receptor de un riñón de cerdo modificado genéticamente ha fallecido casi dos meses después de someterse a la intervención, informaron su familia y el Hospital General de Massachusetts, donde se llevó a cabo la operación. Richard “Rick” Slayman, de 62 años, fue el paciente que se sometió al trasplante en marzo. A pesar de las expectativas, los cirujanos esperaban que el riñón de cerdo durara al menos dos años.

El equipo de trasplantes del Hospital General de Massachusetts expresó en un comunicado su pesar por el fallecimiento de Slayman y ofreció condolencias a su familia. Afirmaron que no tenían indicios de que su muerte estuviera relacionada con el trasplante. Slayman, residente de Weymouth, Massachusetts, fue la primera persona en someterse a este procedimiento en vida. Anteriormente, se habían realizado trasplantes temporales de riñones de cerdo en donantes con muerte cerebral, así como trasplantes de corazón de cerdos, aunque estos últimos resultaron en la muerte de los receptores a los pocos meses.

Slayman, quien había recibido un trasplante de riñón en 2018 pero volvió a necesitar diálisis el año pasado debido a signos de fallo, decidió someterse al trasplante de riñón de cerdo ante las complicaciones de la diálisis. La familia de Slayman agradeció en un comunicado a los médicos por sus esfuerzos, destacando que el xenotrasplante brindó a su familia siete semanas más con Rick.

El xenotrasplante, que busca curar a pacientes humanos con células, tejidos u órganos de animales, ha sido objeto de investigación durante décadas. En el pasado, los intentos fracasaron debido a la rápida destrucción del tejido animal por el sistema inmunitario humano. Sin embargo, en los últimos años, el campo de los xenoinjertos ha avanzado considerablemente, especialmente con cerdos genéticamente modificados para que sus órganos sean más compatibles con los humanos.

Estas modificaciones genéticas se realizan para reducir el riesgo de rechazo, mediante la eliminación de algunos genes porcinos y la adición de genes humanos utilizando tecnología CRISPR. En el caso de Slayman, también se realizó una "inactivación de retrovirus" en el cerdo para eliminar el riesgo de infección post-trasplante.

El número de personas en lista de espera para un trasplante en los Estados Unidos supera las 100,000, la mayoría de ellas pacientes con enfermedades renales. Cada año, miles de personas fallecen antes de recibir un órgano compatible. El caso de Slayman, aunque trágico, destaca los avances y los desafíos en el campo del xenotrasplante, ofreciendo una visión sobre las posibilidades y limitaciones de esta tecnología en la medicina moderna.

 

Subir